Una casa fascinante del siglo XIX, que anteriormente fue una rectoría en la iglesia de Österjörn, funciona como hotel. La vida en el campo es una oportunidad cultural que ofrece de todo, desde una alternativa innovadora hasta una estadía sencilla.

_DSC9795MOD_edited.JPG
_DSC9817MOD.JPG
087.JPG